Que vuelva la infancia.

Recuerdo que cuando era pequeña, había varios sitios, en la ciudad donde vivo, donde los niños íbamos a celebrar cumpleaños de nuestros amigos o los nuestros mismos. Sitios que tenían parque de bolas, toboganes y demás instalaciones como de goma, en los que correr, reír y jugar era nuestra principal preocupación. Ah y como olvidar cuando nos llamaban por megafonía: los amigos del cumpleaños de … podéis pasar a merendar, y luego repetía lo mismo pero cambiaba merendar por: podéis pasar a comer la tarta. Había un sitio en especial, mi preferido vaya, que lo era solo porque la tarta era entera de chocolate y tenía lacasitos incrustados. Os cuento esto porque en los últimos meses me he ido dando