La escuela infantil es de vital importancia

Cada madre es única y lo que yo hago bien otra lo hace mal, y lo que yo hago mal esa otra lo hace bien así que, si nadie es perfecto ¿cómo se puede saber quién es mejor madre? Salvo casos extremos, pienso que eso no es algo que se pueda medir. “La mamá Perfecta” no existe, salvo para el niño/a y además, cualquier acción o elección que se tome con respecto al niño o niña es tan buena o mala como el prisma con el que se mire.

Sin embargo hay ciertas cosas que no termino de comprender por qué nadie se toma en serio. En mi opinión pienso que hay extremos. Si el niño se tira al suelo y se llena de barro pues ya se le lavará en llegar a casa, si se come la tierra y acaba con lombrices pues habrá que medicarle para que las elimine y si se cae y se hace un chichón pues habrá que darle mimos y todo solucionado. No soy de esas madres que lleva a sus hijos entre algodones porque pienso que el niño ha de jugar, experimentar e incluso enfermar para coger defensas y ser una persona sana. Ahora bien, eso es una cosa y otra muy diferente es pasar, o dejar al azar, el tema de su educación.

Hay madres que creen que los niños empiezan a ir a la escuela con 5 años para ir adaptándose, pero que realmente lo que aprenden a esas edades no tiene importancia y que no es hasta una edad más avanzada, como los 8 o 9 años, cuando la escuela empieza a tener verdadera importancia en la educación del niño. Craso Error. Los niños empiezan a aprender desde el momento de su nacimiento, experimentando con su cuerpo, socializando con adultos y niños, descubriendo el contexto que les rodea y mucho más. Por eso es tan importante que los niños tengan una buena educación desde su más tierna edad.

No se trata de pretender que aprendan a sumar con 3 años, o que empiecen a leer con 4, sino de que desarrollen sus capacidades, que socialicen y que sean capaces de ser independientes en ciertos aspectos. Yo estoy completamente a favor de llevar a los niños a escuelas infantiles antes de los 2 años. Mi hija, de 18 meses, empezó con 13 en Kid´s Garden, una escuela infantil en Santiago que  cuenta con muy buenas recomendaciones. Me decidí por ella debido a su proyecto educativo y a que cuentan con clases en inglés para los peques, para que vayan adaptando su oído a ese idioma. Yo misma a veces hablo a mi hija en inglés y sé que me entiende perfectamente por lo que estoy realmente orgullosa.

shutterstock_303545801reducida

Cómo elegir una escuela infantil

Ahora bien, ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una escuela infantil para nuestro hijo/a? Para empezar, aseguraos de que es un centro legal porque hay muchas “guarderías” que no tienen los papeles en regla y que además no aportan nada a nuestros hijos.

Es preferible que la Escuela Infantil sea cercana al domicilio por varios motivos: para que el niño siga en contacto con su entorno, porque sus amigos también vivirán cerca y porque ante cualquier emergencia, un familiar o amigo puede acudir al centro y llevárselo a casa.

Visita sus instalaciones y asegúrate de que tiene un buen sistema de seguridad en todos los sentidos. Desde muebles redondeados o con protectores anti golpes hasta rejas en las ventanas o cristales que ellos no puedan abrir. Y, por supuesto, que la escuela cuente con el personal cualificado necesario para ofrecer una correcta atención a todos los niños inscritos en ese centro.