Las mascotas, fuente de bienestar para los niños

El binomio formado por niños y mascotas es siempre sinónimo de éxito. Y no es que se pueda comprobar perfectamente en la cara de los más pequeños cuando juegan, por ejemplo, con un perro o un gato, es que ya hay estudios sociales que así lo certifican. Está claro que son más que dos compañeros de juego.

Dieter Krowatschek es un psicólogo infantil y escolar que trabaja en Marburgo (Alemania), y que ha escrito el libro “Los niños necesitan animales de compañía“, de Plataforma actual y la Fundación Affinity. A mí me ha parecido de gran ayuda, y en él explica que su interés por las mascotas se debe a diversas razones: son más curiosos que los adultos y menos precavidos al interactuar con otras especies; aprecian el hecho de que la mayoría se comporte de forma infantil, lo que les confiere una gran ventaja como compañeras de juego; y, entre todas ellas, se sienten atraídos en especial por los cachorros.

shutterstock_292409048reducida

El psicólogo cuenta como con su perra border collie Fly trabaja en sus sesiones con niños hiperactivos o con otros problemas de conducta. ¿Y cómo lo hace? Pues muy sencillo, introduce la figura de su perro como si fuera una persona o amigo más. Con preguntas indirectas del estilo “a Fly le gustaría saber… ” o “a Fly quiere que hagas…”. Así consigue que los niños respondan a cuestiones que de otra manera no tendrían ni respuesta. El animal se convierte en un nexo de unión entre el niño y el psicólogo.

Hay que darle las gracias al psiquiatra y psicólogo infantil Boris Levinson, maestro de la zooterapia, quien principios del siglo XX, observó que la presencia de su perro Jingles ayudaba a los niños autistas a abrirse. Más tarde, se ha confirmado su ayuda en la atención a menores con otros diagnósticos. También se ha comprobado que los perros contribuyen de forma notable a la socialización de los niños con discapacidad. Cuando se les proporciona un perro para que les acompañe, son más aceptados y los otros niños se relacionan mejor con ellos.

Como puedes comprobar, la introducción de las mascotas en la sicología infantil ha servido de gran avance para controlar a los niños con problemas. Si estás en alguna situación con tus hijos que creas que el empleo de animales puede solucionar algo, ponte en manos de profesionales del sector la sicología. Yo te recomiendo Psania un centro que trabaja en rendimiento escolar y toda la problemática que puede afectar al mismo, problemática relacionada con la atención. Además, tratan la problemática emocional en niños, problemas como la ansiedad, miedos o fobias, inseguridad, falta de habilidades sociales, tristeza, aceptación de cambios importantes etc.

 

Deja un comentario