Los fármacos, la última opción

psychology-531071_640

El nuevo plan de salud mental refuerza la psicoterapia frente a la medicación. Así han titulado hoy una noticia en Asturias que me ha removido el estómago. ¿Sabéis cuántos años llevamos los psicoterapeutas diciendo que, en muchas ocasiones, podemos conseguir ayudar a nuestros pacientes sin medicación? Muchos, y ni caso. La seguridad social prefiere dopar a la mayoría de la población como si fueran zombis depresivos. Yo os aconsejo a todos los que necesitéis ayuda que acudáis, antes que nada, a este centro de psicoterapia en Barcelona, o en su defecto, a uno de similares características en vuestra provincia porque siempre hay tiempo para medicar pero si no hace falta mucho mejor.

La psicoterapia busca, mediante un proceso terapéutico, una mejora en la calidad de vida del paciente y esa calidad de vida siempre ha de empezar por la mente, por organizarla, por segmentarla y analizarla para ver qué es lo que falla o no funciona correctamente y arreglar el error.

Imaginad un ordenador con todas sus piezas perfectamente encajadas y en el mejor de los estados pero que, por algún motivo, falla. No funciona correctamente. El problema no está en su cuerpo, en su envoltorio, sino en el sistema operativo, o en el software, en el interior, en la mente del ordenador y eso no se puede arreglar cambiando una pieza o dándole una pastillita para desprogramarlo, eso debe ser lo último porque formatear (dejarlo a vacío para arreglar el problema) significa dejarlo “tonto” por un tiempo o “inservible” hasta que vuelves a instalarle todos los programas y vuelve a funcionar correctamente. Por eso, antes de ser tan drástico, debes intentar arreglar ese sistema operativo o ese software dañino sin borrar todo lo demás, sin anular lo que el ordenador ya conoce y sabe.

El cuerpo humano es igual. No podemos soltarle una pastilla o veinte pretendiendo arreglar todos nuestros problemas con esa pastillita porque lo que hará es ayudarnos a sentirnos mejor químicamente pero el problema seguirá allí, al menos hasta que los solucionemos, y lo único que vamos a conseguir con las pastillas es que nos dejen medio “tontos”, reseteados, y que no volvamos a estar al 100% hasta que no volvamos a instalar nuestros programas, nuestra personalidad, y eso sólo ocurrirá cuando dejemos esas mismas pastillas. Lo que debemos intentar, antes de todo eso, es arreglar el problema sin cambiar el resto de archivos de nuestra cabeza, sin que nos dopen o adormezcan algunas partes de nuestro cerebro y si eso no funciona, entonces ya, recurrir a la medicina psiquiátrica que no tiene nada de malo, sólo digo que no debe ser nunca la primera opción.

Si no os encontráis bien y no conocéis el motivo porque en teoría no os pasa nada, confiad en la psicoterapia antes que en los fármacos porque una pastilla de serotonina puede ayudaros a sentiros mejor pero sólo de manera momentánea, en cuanto la dejas, si tu cabeza no se ha arreglado, volverás a tener el mismo sentimiento que sólo solventarás con ayuda.

Deja un comentario