Qué regalar a un niño por Navidad y que no sea un cachorro

Tengo un sobrino pequeño enamorado de los perros y había pensado regalarle un cachorro por Navidad. Mi hermana, viendo venir mi idea, me dijo que debía pensar en otro regalo, porque el niño no estaba todavía preparado para esa responsabilidad y lo acabarían cuidando los padres. Me recomendó incluso visitar la web de la tienda de relojería y joyería en internet Only Silver, para comprarle por ejemplo un reloj y así entretenernos los dos al enseñarle a leer la hora.

perro

Los niños normalmente disfrutan mucho de la compañía de los perros.

Y es que en el fondo mi hermana tiene razón, ya que por mucho que al crío le gusten los perros todavía es demasiado pequeño para salir solo a la calle y pasearlo por su cuenta sin tener que suponer el regalo un problema para ella y mi cuñado. Tampoco puede hacerse cargo de llevarlo al veterinario ni tiene paga para ahorrar para la comida y los cuidados del mismo, así que debía pensar en otro tipo de regalos.

Como amante de los animales, se me ocurrió una lista de la que elegir un par de regalos para sorprenderle y que aquí comparto con vosotros por si os sirve de ayuda:

  • Only Silver, como me recomendó mi hermana, es una página web de vente de relojes y joyería por internet que está muy bien por sus precios y la variedad. Hay muchos artículos para niños, así que no me costó encontrar un reloj con una pulsera de dibujos de animalitos.
  • A falta de un animal de verdad, se me ocurrió que quizás podría comprarle también un peluche gigante de su raza de perro favorita, que es el San Bernardo. Ocuparía mucho espacio, pero todos sabemos lo mucho que los niños disfrutan de estos juguetes, que todavía nos fascinan incluso cuando somos mayores.
  • En la lista apunté también unas clases de doma a caballo. No sabemos por qué, pero este tipo de animales hace un efecto especial sobre los pequeños, quizás por el tamaño, que los deja a todos fascinados y enamorados a partes iguales. Un paquete de lecciones no es especialmente caro y en cualquier ciudad podemos encontrar un picadero cerca donde se comprometan con nosotros para hacer este regalo.
  • Unas entradas para el zoo fueron otra de las ideas que se me ocurrieron. En mi caso, al vivir en Madrid es mucho más sencillo, pero debemos recordar que no en todos los lugares hay un recinto así cerca.
  • He de decir que alguna juguetería encontré también unos juguetes que imitan a través de un robot los perros de verdad. Caminan, ladran y hacen algunas carantoñas como si tuviésemos enfrente un perro, y son de una medida adecuada para los más pequeños de la casa.
  • Pensando también en la idea de comprar un animalito de verdad pero que no diese excesivo trabajo a mi familia se me ocurrió hacer con un pájaro. En este grupo podríamos meter también los hámsteres y las tortugas.
  • Para los niños como mi sobrino que ya saben leer, unos libros sobre animales, o alguna enciclopedia sobre el mundo del perro y sus razas pueden resultar muy entretenidos.
  • Por último, y la idea que finalmente ha triunfado, ha sido la primera: le acabaré regalando un cachorrillo que cuidaré yo en mi casa, ya que vivo cerca, así a mí me hará compañía y podrá venir a jugar con él cuando quiera, y disfrutar de los beneficios que supone para un niño convivir con un perro.

Deja un comentario