Qué son las Esponjas Vaginales

Adoro los niños, siempre me han gustado, desde niña, y por eso he tenido claro toda la vida que quería ser madre. De pequeña solía decir que quería tener, por lo menos, cinco hijos, pero ahora con dos trastos corriendo por toda la casa he llegado a mi cupo así que mi marido y yo hemos probado todos los métodos anticonceptivos que pueda haber en el mercado, salvo cirugías. Llevo ya años adquiriendo estas esponjas vaginales en Comercial Apra, la web a la que os redirijo por si os interesa, por dos motivos: el primero y principal es porque es el método que más nos gusta y el segundo es porque salen muy económicas en esa tienda online.

La esponja vaginal no es un método anticonceptivo muy demandado pero, sin embargo, es el que nosotros preferimos y como tras hablar con algunas mujeres me he dado cuenta de que desconocen este método, he decidido contar mi experiencia en este blog para todas las interesadas.

Para empezar os diré qué es exactamente y su funcionamiento. Se trata de una esponja blandita, hecha con un material sintético, que se encuentra impregnada de espermicida. La esponja ha de introducirse en la vagina hasta tocar el cuello del útero, donde se deja durante la relación sexual y donde ha permanecer hasta transcurridas, mínimo, 6 horas. Así evitaremos sustos.

A este método anticonceptivo, mi marido y yo le vemos muchas ventajas ante otros métodos porque no disminuye nuestro contacto, ni por tanto, nuestro placer como sí nos ocurre con los preservativos. Ahora bien, como no protege contra las ETS no es recomendable usarlo si no es con una pareja estable.  Por otro lado, al no llevar hormonas, la mujer no nota esas molestias que sí provocan las pastillas anticonceptivas o los parches, por ejemplo, y es de muy fácil colocación.

Como desventaja diría que sé de muchas mujeres a las que les ocasiona molestias (supongo que no se acostumbran) y puede producir alergias. En mi caso eso no ha pasado nunca.

Podríamos decir que es parecido al diafragma, ya que actúa como mecanismo de barrera, igual que éste y se ha de introducir en la vagina del mismo modo. Sin embargo, tras probar ambos métodos, he de decir que para mí el diafragma es más incómodo.

shutterstock_329670641reducida

Otros métodos anticonceptivos

Sin embargo, si no estás segura de usar la esponja vaginal, hay muchísimos otros métodos anticonceptivos:

  • La Píldora
  • La píldora postcoital
  • El anillo vaginal
  • El parche
  • La inyección mensual
  • La inyección trimestral
  • El implante subcutáneo de una o dos varillas
  • El DIU
  • El preservativo
  • El diafragma
  • La ligadura de trompas
  • El método essure
  • La vasectomía
  • La temperatura basal
  • Los óvulos vaginas
  • Las cremas espermicidas

Lo importante es encontrar el anticonceptivo que más satisfaga a la pareja, a ambos. Llegad a un acuerdo de modo que si tenéis diferencias en preferencias podáis ceder un poco ambos, o uno de los dos, pero nunca uséis un método que no os guste sólo porque vuestra pareja (sea hombre o mujer) lo prefiera, pues ambos podéis y debéis opinar al respecto.