Sobreprotección no, pero tampoco el libre albedrío

_DSC6701Es increíble ver cómo crecen los niños. Hace nada lo tenía en mis brazos y el curso que viene ya empieza el colegio ¿os lo podéis creer? Lo más triste es que quiero disfrutar cada minuto pero siempre tengo otras mil cosas que hacer. Si la vida sigue a este ritmo lo tengo en breve en la universidad  e imaginármelo viviendo en un colegio mayor con todos los chavales de 18 años haciendo de las suyas se me hace un mundo y claro, viviendo en un pueblecito cercano a Madrid pues lo más normal es que ocurra eso. En la Institución del Divino Maestro han conseguido crear un ambiente perfecto para los estudiantes universitarios donde los universitarios tienen el clima que necesitan para estudiar y la ayuda siempre al alcance de la mano para todo aquello que necesiten o cualquier problema que les surja.

Que yo sé que eso de confiar en nuestro hijo está muy bien y no me opongo a aquellos padres que les dejan irse a compartir piso a la capital para que se valgan por sí mismos pero en mi caso, mientras pueda permitírmelo, prefiero tener la conciencia tranquila sabiendo que mi hijo se encuentra en una residencia universitaria donde se preocupan por él y en quienes yo puedo confiar.

Y es que el cambio de la vida familiar a la vida universitaria es muy fuerte y algunos chavales lo llevan muy bien, son muy responsables, pero otros no lo son tanto y se desvían demasiado, porque a ver ¿quién no ha ido de fiesta y se ha pasado un poco con el alcohol? Pues todos ¿no? Pero de ahí a acabar tirado en una cuneta vomitando o yendo de fiesta en fiesta pasando de los estudios o, lo que es aún peor, juntarte con quien no debes y acabar probando cosas que tampoco debes probar hay un abismo.

Yo no pretendo que mi hijo viva en una burbuja donde estén vigilándolo las 24horas del día, lo que quiero es que se valga por sí mismo pero si se le escapa un pie por el camino equivocado haya alguien que pueda reconducirle. No sé, a lo mejor me paso pero no creo que sea demasiado pedir que alguien de confianza vele por su seguridad ya que tenga la edad que tenga siempre será mi niño y eso no lo va a cambiar nadie, se pongan como se pongan.

La sobreprotección tampoco es buena, hay que dejarlos volar y no estar encima de ellos, y ya no digo en este caso sino en todos. Lo que quiero decir es que si juegan y se caen pues se han caído y si comen tierra explorando ya la tirarán, por un lado o por otro, y con esto es exactamente igual: si suspenden un examen por salir de fiesta y son responsables y harán por aprobar el siguiente porque es normal que ocurra algo así pero espero que tanto si come tierra, como si se cae y se hace una brecha en la cabeza, como si empieza a suspender y a beber más de la cuenta haya alguien ahí que le diga que pise el freno y se replantee un poco las cosas, nada más.

Deja un comentario