STOP

Pensar que una persona pueda estar sufriendo maltrato y vejación por parte de otra es algo que no puedo entender. Da igual la naturaleza de la vejación o el motivo que haya impulsado ese acto, cuando se llega hasta ese punto la única respuesta posible es la denuncia y la defensa, así de sencillo y de complicado al mismo tiempo.

Nadie debe sufrir malos tratos y cuando digo nadie, es nadie. Pero si ya me pone los pelos como escarpias pensar que puedan estar dañando a un adulto, la sola idea de que puedan hacer daño a un niño, un anciano o incluso a un animalito me termina de noquear el poco raciocinio que me queda.

Lo niños, los ancianos y los perritos son tan indefensos que no me entra en la cabeza cómo alguien puede tener un motivo para levantarles la mano y aunque estoy totalmente en contra de la violencia, sea de la naturaleza que sea, no sé cómo respondería si viera a alguien hacer daño a otra persona o a un animal. Gracias a las conjunciones astronómicas o a la casualidad, en mis 34 años no he tenido que vivir eso. Nunca he visto a un hombre levantándole la mano a una mujer, ni a un niño sufriendo golpes de un adulto, ni a un animal siendo maltratado, pero sé que si viera algo así, no podría quedarme impasible y a lo mejor la que sale perdiendo soy yo.

A veces lo pienso y me pregunto cuál es la reacción lógica que deberíamos tener todos, ¿llamamos a la policía? ¿intervenimos? ¿qué hacemos? Si intervenimos es posible que nos metamos en problemas, sobre todo si somos mujeres y vamos solas porque podemos acabar siendo nosotras las víctimas. Si llamamos a la policía y esperamos es posible que esa espera sea crucial para la persona que está siendo vejada y si huimos en busca de ayuda y los perdemos de vista puede que cuando regresemos ya no estén allí. Y, al igual que yo, ¿tenemos todos las mismas dudas? ¿será que no estamos bien informados?

En maltrato.net podemos encontrar toda la información necesaria al respeto y en maltratoinfantil.net nos asesorarán sobre cómo debemos actuar en caso de ser testigos de malos tratos a un menos de edad. Pero, ante todo, denuncia, siempre, seas la víctima o el testigo, denuncia.

Creo que es por la mentalidad que tengo o por cómo me han criado pero no consigo entender cómo alguien puede levantar la mano a otra persona sin motivo aparente. Aunque no lo disculpo ni me parece excusa, podría comprender que alguien, muy nervioso, fuera de sus casillas, levantara la mano a otra persona una vez, en un momento de rabia. Pero hasta ahí.

Eso tampoco sería aceptable pero al menos podría intentar entender que perdió la cabeza por un segundo, por un momento… pero ¿qué hay de todas esas personas que levantan la mano una y otra vez, que dañan porque les divierte, que pegan porque se creen mejores? ¿qué hay de malo en ellos? ¿qué educación les dieron? Ni lo entiendo ahora, ni lo entenderé nunca.

shutterstock_280408064reducida