Una paella gigante para enmarcar tu reunión familiar

El mes de agosto es el más indicado del año para hacer todo un abanico de cosas en familia. Muchos de los nuestros cogen vacaciones y este es entonces el momento idóneo para eliminar distancias geográficas y reunirse todos alrededor de la mesa para preguntar cara a cara cómo van las cosas y para ver cómo crecen los más pequeños. Es sin duda uno de los mejores momentos del año, uno de esos que valoramos cuando no podemos estar todos juntos.

Y cuando digo todos me refiero exactamente a eso, todos. Incluyendo también a aquellos que, sin ser de nuestra familia biológica, no nos fallan nunca: nuestras mascotas. Sin lugar a dudas, ellas contribuyen a llenar de amor y de cariño nuestro hogar, algo que siempre es de agradecer y por lo que no esperan apenas nada a cambio.

La familia de mi padre suele reunirse una vez cada año por estas fechas. Todos somos muy defensores de los animales, y todos tenemos mascotas en casa. Tradicionalmente, solemos acudir a casa de mi tía (la organizadora del evento) con nuestras mascotas porque lo que se pretende es que la familia al completo se encuentre reunida. Además, esto gusta mucho a los más pequeños, que siempre tienen esa conexión especial con los animales.

Cada vez somos más los que acudimos a nuestra reunión anual. Nos juntamos mis abuelos, los hermanos y hermanas de mi padre (que son seis en total) con sus respectivas esposas, maridos e hijos. En total, somos unas veinte personas más varias mascotas. Es evidente que cocinar para tal cantidad de gente es un suplicio y que lo mejor es pedir la comida por encargo, cosa que hemos hecho este año.

Una de nuestras comidas preferidas es sin duda la paella. Nos encanta a todos, y en muchas ocasiones es la que preferimos para celebrar esta reunión. Este año queríamos que así fuera, y antes de organizar el evento empezamos a informarnos sobre dónde podríamos adquirir una paella de grandes dimensiones para los veinte. Uno de mis tíos comentó que en el trabajo celebraban también una comida anual y que la dirección el año anterior había contactado con www.paellasgigantesrossini.es para que les hiciera una paella como la que ahora toda la familia quería.

Contactamos con ellos y nos convenció el servicio y el precio al que nos lo proporcionaban. El día de la celebración, desde luego, fue inolvidable. La paella no decepcionó y ya todos hablaban de que se convirtiera en el alimento de cada reunión familiar. El día transcurrió con la total felicidad de todos, reunidos con padres, hijos, hermanos, primos, sobrinos y mascotas. Sin duda, otro de esos días para enmarcar.

Una comida para cualquier persona y época

La paella es una de las comidas más universales que tiene nuestro país. Todos aquellos que visitan España vienen con ganas de probarla y a casi todos les deja con ganas de seguir degustándola una y otra vez. No importa la nacionalidad ni tampoco el sexo o la edad, la paella siempre gusta.

Por otro lado, una comida de estas características es propicia para cualquier época del año. En invierno no desentona porque hay que consumirla caliente y en verano está considerada por el Faro de Vigo como una de las diez comidas típicas de nuestro país que son perfectas para el verano, junto con otras como el gazpacho, la tortilla de patatas, el pulpo a la gallega o el melón con jamón. Delicias para el paladar que, acompasadas con el calor y la compañía de quienes más nos quieren, hacen de los días de comidas familiares los mejores.