Y los niños crecen…

husky-467706_640

Y los niños crecen, y se  hacen mayores antes de lo que pensamos. Hace nada estaba llevando a mi hija a comprar vestiditos a una tienda del barrio llamaba Bebitos, y ahora se compra en esta tienda su propia ropa para chicas online, por Internet vamos. Yo entiendo que es lógico, pero no puedo evitar tener añoranza.

Encontró trabajo en una empresa de comida rápida para los fines de semana y yo la dejé cogerlo a cambio de que me prometiese que sus notas no bajarían. Como tiene 17 años tuve que firmarle autorización para trabajar así que si no cumple su promesa puedo obligarla a que lo deje aunque espero que sea responsable y no llegue el caso porque lo que pretendo es que empiece a entender lo difícil que es ganarse el dinero y lo positivo que es estudiar para poder acceder a un trabajo mejor que el que tiene actualmente.

Aún recuerdo su primera comunión y el primer día que fue al instituto y alucino al ver lo rápido que pasan los años. Cuando no tienes hijos no te das tanta cuenta pero cuando esos pequeñajos empiezan a formar parte de tu vida y no quieres que crezcan empiezas a comprobar cómo pasan los años y tú no puedes detenerlos para que se queden pequeñitos y graciosos a tu lado. Además, yo no sé si fue porque siempre ha sido una niña enferma (tiene asma) o por qué pero la he visto toda la vida tan frágil que ahora no me acostumbro a verla tan independiente.

Cuando era niña le regalamos un perrito porque leímos que los niños que crecen con un perro reducen el riesgo de asma en un 15% y aunque ella ya tenía ese problema pensamos que podría venirle bien. Eso le enseñó responsabilidad y nos demostró que podía ser una persona muy respetuosa con la naturaleza.

Lo del asma es bueno tenerlo en cuenta. Lo digo por otras madres que lean este artículo. Por lo visto hay estudios que demuestran lo que digo. Por lo visto todo esto se vio porque los niños que vivían en granjas, con muchos animales, contraían menos asma y se empezaron a hacer estudios para comprobar el impacto que podría tener en un niño de ciudad el hecho de vivir con mascota o sin ella y llegaron a las conclusiones que os he mencionado.

Los resultados de dicha investigación muestran que convivir con un perro durante el primer año de vida se relacionaba con un 13% menos de riesgo de asma en los niños de edad escolar, mientras que la exposición a animales de granja con 52% menos de riesgo de asma en los niños de edad escolar y un 31% en los niños de edad preescolar.

Obviamente no podemos meter una granja dentro de casa y no todos los niños tienen la suerte de convivir con tantos tipo de animales desde niños pero lo de los perritos es algo más factible ¿no? Siempre y cuando no haya problemas de alergias claro está.

Deja un comentario