Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Eso de dar de comer a los niños ¡vaya trauma!

Eso de dar de comer a los peques bien saben los padres que se puede convertir en una tarea a veces bastante complicada de llevar a cabo. Los expertos recomiendan no obligar a los niños a comer y además aconsejan una dieta equilibrada para los más pequeños, algo fundamental ya que están en edad de crecer.

Los pediatras y nutricionistas desaconsejan totalmente que obliguemos a los niños a comer, aconsejan  que si el niño o la niña no tiene hambre o tiene una rabieta o no cree que no le va a gustar lo que tiene en el plato, más vale que no les obliguemos a comérselo, porque además de suponer una batalla casi perdida para los adultos, supone un disgusto para ambas partes y un estrés para la criatura que acabará asociando dicho momento de angustia con la hora de la comida.

No hay que obligar a comer o se convertirá en un tormento

Los especialistas en psicología y alimentación infantil marcan una serie de pautas que nos pueden servir de guía a la hora de enfocar en tema de la comida con los niños, pero son eso, unas pautas, que ellos mismos con conocedores de que no siempre son posibles de aplicar. Primeramente como ya hemos mencionado, no hay que obligarles a comer porque esto acabará siendo algo negativo y causará rechazo. Luego en la medida de lo posible, ya sabemos que hoy en día es difícil no ir corriendo de aquí para allá, debemos tomarnos el tiempo necesario para dedicárselo al momento de la comida con ellos, no es bueno pretender llegar corriendo con el plato y metérselo a nuestro hijo o hija en cuatro cucharadas en la boca, por mucha prisa que tengamos la criatura necesita su tiempo para conocer lo que hay en el plato, experimentar con él, aprender de lo que le presentamos y le ponemos delante, en definitiva necesitan expresarse sensorialmente, esto facilitará que no lo vean como algo extraño. Además cuando ya tengan edad para hacerlo, antes de lo que muchos piensan, deberíamos dejar que ellos mismos tocaran los cubiertos y la comida, que se manchen con ella intentando comer, si les dejamos que participen se divertirán más y dejarán de verlo como algo que le viene impuesto. Otra cosa fundamental es la presentación de los platos, está claro que no todo el mundo tiene tiempo ni la misma destreza para crear platos con dibujitos divertidos, pero el simple hecho de ofrecerles un plato con diferentes alimentos y coloridos ya hace un mundo, les resulta mucho más atractivo y estimulante.

Otro aspecto a tener en cuenta, el más importante obviamente es el de la nutrición, la calidad de lo que le damos a nuestros peques para comer. Un alimento básico en la dieta mediterránea, conocida por su variedad y equilibrio de alimentos, es el tomate. Desde Hida nos hablan de las propiedades del tomate y de la versatilidad que tiene a la hora de elaborar cantidad de recetas. Nos presentan el tomate como un superalimento rico en vitaminas como vitamina C que supone un antioxidante natural, y vitaminas como la A, K, hierro y potasio. Además la vitamina A ayuda a proteger la degeneración de la vista. Los especialistas en tomates Hida están tan convencidos de las propiedades del tomate y de sus productos que no se cortan a la hora de recomendarnos diferentes tipos de recetas que puedan resultar atractivas a la vez que apetitosas a los más pequeños de la casas.

Para empezar podemos pensar en un rico arroz a la cuba, ¿a qué niño no le gusta?, desde pequeña ha sido uno de mis platos favoritos, el arrocito con su huevo y plátano frito con su salsa de tomate…. O unos buenos macarrones con carne y tomate, eso mismo lo he comido hoy mismo, buenísimos, con un toque especial de especias italianas que me traje de Roma, el punto perfecto. Pero si queremos algo más ligero también podemos optar por una sopa de tomate, a priori no es muy habitual comerlas, pero están muy ricas tanto calentitas como fresquitas para verano, además se les puede añadir elementos como huevo duro o pedacitos de pan crujientes. ¿y si hablamos de magro en salsa de tomate? Una buena carne carne bien jugosa, podemos hacerlo con ternera también, pero el magro queda de lujo son pimiento, salsa de tomate y algo de pimienta.

En fin, la cuestión como decíamos es que nuestros peques coman a gusto porque así mejor les sentará, si aprenden que comer es algo divertido no nos darán mucha guerra, ahora eso sí, nosotros deberemos tener mucha paciencia antes de lograr el objetivo, al fin y al cabo son niños que están aprendiendo.

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Twitter
Email

Noticias relacionadas

Cuando la urgencia requiere un dentista

Normalmente tenemos muy claro que situaciones requieren asistencia sanitaria inmediata. Cualquier tipo de accidente con cortes o fracturas, golpe en la cabeza o enfermedad repentina,

Scroll al inicio