Las mesas de comedor, uno de los elementos diferenciadores de nuestras casas

Las mesas de comedor, uno de los elementos diferenciadores de nuestras casas

Dentro de la amplia gama de mesas de comedor que nos podemos encontrar en la actualidad se encuentran diferentes ramificaciones de estas, ya sea según las características y composición de la madera. En este sentido, si nos centramos en las de madera, estas pueden estar hechas de madera maciza que a su vez se subdividen en blandas y duras. Asimismo, la tecnología en materiales aporta varios tipos de maderas artificiales, algo que, sin duda alguna, las convierte en uno de los elementos diferenciadores de nuestras casas, debido al protagonismo que estas tienen. Por ello, sin más dilación, veamos que mesas de comedor de madera nos podemos encontrar de forma habitual.

  • Mesas de madera maciza. Estas son aquellas que se extraen directamente del árbol, pasando por algunos procesos de secado y, entre ellas, destacan:
  • Mesas de maderas blandas. Es necesario aclarar que el adjetivo ‘blanda’ no significa que las cualidades de este tipo de madera sean débiles. Esta descripción se enfoca en la maleabilidad de la madera, es decir, en la facilidad con la que se puede trabajar. Es posible encontrar diferentes variantes de este tipo de material, dentro de las más populares se cuentan el pino, el cedro y el abeto.
    • Mesas de pino. Las mesas de pino para comedor, tienden a ser de colores claros, como el amarillo anaranjado, miel o marrón claro. Se caracteriza por exhibir una alta resistencia a la tracción y a la humedad. En cuanto al resto de sus propiedades mecánicas y físicas, también son excelentes. Por lo tanto, estos son muebles de muy buena calidad, con acabados estéticos, tal y como nos recuerdan los expertos de TuaCasa.
    • Mesas de cedro. Debido a las excelentes propiedades mecánicas y físicas del cedro, es una de las maderas favoritas para confeccionar muebles para exteriores. Exponiendo que su mejor cualidad es su capacidad de perdurar en ambientes húmedos sin ceder ante la descomposición. En cuanto a sus propiedades ópticas, las mesas fabricadas con este tipo de madera ofrecen un bonito tono rojizo.
    • Mesas de abeto. Las mesas de abeto muestran un color blanquecino, tienden a presentar larga durabilidad y estructuras ligeras. A pesar de tener propiedades mecánicas y físicas adecuadas, tiende a ser susceptible ante ataques de hongos y otros microorganismos. No obstante, gracias a los diferentes productos modernos para el cuidado de este tipo de madera, es posible mantenerla sin problemas.
  • Mesas de maderas duras. Las maderas duras muestran mayores índices de resistencia y durabilidad, al igual que son un poco más rígidas. Por tal motivo, los procedimientos para confeccionar muebles y otros objetos, resultan ser más complejos. Gracias a cada uno de estos atributos, este tipo de maderas suelen tener un mayor coste. En consecuencia, estas mesas pueden llegar a ser un tanto caras. Dentro de las muchas opciones, se pueden mencionar el roble, el cerezo y el nogal, como algunas de las más populares.
  • Mesas de roble. El roble es una de las maderas más resistentes del mercado, pudiéndose encontrar en rojo y en blanco. El material también presenta elevadas estadísticas tanto estéticas como de dureza, por lo que resulta difícil de trabajar, pero con acabados impresionantes. Por lo tanto, los muebles confeccionados con roble se consideran de lujo, y en consecuencia son caros.
  • Mesas de cerezo. Aunque el cerezo no es tan fuerte como el roble, aún sigue siendo una de las que presenta mayor fortaleza. Las mesas confeccionadas con este tipo de madera pueden ser de un rojo brillante, rosa pálido o marrón oscuro. Gracias a sus propiedades físicas, los acabados son finos y muy nítidos, dejando una impresión súper estética. Estos son muebles clasificados de alta calidad, lo que también se refleja en el coste de los mismos.
  • Mesas de nogal. Las mesas de nogal tienen un aspecto estable, gracias a la alta densidad de la madera. De todas las maderas duras, se dice que esta es la de mayor coste. Esto sucede porque sus propiedades mecánicas y estéticas son excelentes, derivando en una alta demanda. Lo que llevó al aumento de la tala indiscriminada y poniendo en peligro los asentamientos de estos árboles. En cuanto a los colores, el nogal muestra un tono oscuro y en ocasiones grisáceo. Debido a esto, su aspecto puede ser percibido como sobrio y elegante.

Las maderas artificiales, otra opción interesante para las mesas de comedor

Este tipo de maderas engloban todas aquellas que han sido maderas desarrolladas por el hombre. Parte de su composición contiene madera natural junto a otros elementos, que minimizan los costes y aumentan otras cualidades mecánicas y ópticas. En este sentido, entre las más habituales nos encontramos con:

  • Mesas de contrachapado. El contrachapado se constituye en la unión de múltiples capas de madera, aplicando presión y calor. Las láminas son de procedencia natural, que pueden ser tanto blandas como duras. Se considera como un material de bajo coste y altamente versátil, por lo que es favorito en la construcción y el interiorismo.
  • Mesas de conglomerado. Estas mesas se fabrican con tableros aglomerados, que están hechos con miles de partículas de diferentes maderas. Usualmente son unidas con un material resinoso, al prensarlas y calentarlas hasta crear una pieza de madera. Según algunos expertos, este tipo de madera puede considerarse como un material ecológico sustentable, ya que las partículas son recicladas.