Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Reformar con mascotas: todo lo que debemos saber para que el proceso sea lo más cómodo posible

Hacer reformas en casa, siempre es complicado, pues no solo se trata de ruido, sino de personas que entran y salen, suciedad, entre muchas otras cosas negativas del proceso. Si bien todo vale la pena cuando se termina la locura y el espacio es como lo habíamos imaginado, el camino para llegar allí no suele ser de rosas.

Ahora bien, cuando se tienen mascotas en casa y se planea hacer una reforma, es importante tomar en cuenta que ellos se verán afectados de forma directa mientras duren los trabajos. Por esto, debemos procurar que el proceso sea el más sencillo posible, para las mascotas, para los trabajadores y para nosotros mismos.

Y es que, como ya hemos dicho, las reformas y las mudanzas, son una de las principales causas o motivos de estrés y ansiedad en las personas, pues se tratan de procesos de cambio muy importantes para los que generalmente se necesita mucho autocontrol para manejar las emociones y no dejar que la situación nos acabe sobrepasando. Tanto si se trata de una obra, como de un cambio por completo de domicilio, conseguir crear un hogar requiere de tiempo y paciencia.

Si para una persona adulta afrontar la situación ya es de por sí lo suficientemente complicado para nuestras mascotas el problema se multiplica encarecidamente. Sean perros, gatos, conejos, pájaros o cualquier otro tipo de animal, este tipo de procesos suelen ser para ellos bastante traumáticos, por lo que es importante llevar a cabo una serie de pasos para que el proceso sea lo más sencillo o menos estresante para ellos.

El estrés en los animales domésticos

Ya hemos hablado de que las reformas o las mudanzas pueden ser complicados para nosotros que somos los que estamos involucrados al 100% en la decisión y el proceso, pero es evidente que para ellos también lo es. Pongámonos un momento en las patas de nuestras mascotas; de un momento a otro nuestro hogar está lleno de gente entrando y saliendo, hay mucho ruido, muchas cosas potencialmente peligrosas, no puede moverse libremente, son demasiados estímulos que pueden llevar a que la mascota, comience a sentirse estresada.

Podemos definir el estrés como el conjunto de reacciones fisiológicas que permiten a un ser vivo adaptarse a una nueva situación, si pensamos en el ejemplo anterior, encaja bastante bien con la descripción tanto de la situación, como del concepto. En los animales, la sensación es la misma, la gran diferencia es que ellos no pueden comunicarnos verbalmente lo que les ocurre. Por ello es importante que sepamos cuales son los signos de estrés que pueden darse ante una reforma en casa:

  • Hiperactividad: Los perros estresados son incapaces de estar tranquilos, pueden llegar a mordisquear muebles o cosas que encuentren a su alcance para liberar la tensión acumulada. Los gatos pueden seguir a su dueño maullando para llamar su atención. También podemos hablar de animales que siempre están en alerta y que reaccionan al mínimo estímulo, la diferencia con un animal con mucha resistencia al ejercicio es que, en este caso, el animal, aunque esté extenuado sigue moviéndose sin parar.
  • Apatía: Hay algunos animales que, en vez de mostrar agresividad, muestran apatía o falta absoluta de conducta. Es tan grave o peor que ver estereotipias, significa que el animal está -usando un término que podamos entender- deprimido.
  • Estereotipias: Son movimientos repetitivos constantes que se llevan a cabo sin un fin determinado. Existen varios que pueden presentarse, como lo son:
  • Perros/gatos que dan vueltas en círculos persiguiéndose la cola.
    • Animales que cazan animales imaginarios.
    • Vocalizaciones excesivas.
    • Lamidos y tirones de piel.
  • Miedo: Ya sea a personas, objetos o miedo generalizado.
  • Salivación y relamido: Cuando este comportamiento se ve de forma repetitiva y constante.
  • Falta de atención: Los animales estresados tienen un estado de nerviosismo generalizado. Esto hace que tengan dificultad para concentrarse, prestar atención, seguir órdenes
  • Pérdida de pelo: La cronicidad del estrés hace que se caiga el pelo, ya sea solo o por lamido (lamido acral) o acicalamiento excesivo (alopecias por lamido). El estrés puede ser tan agudo que puede arrancarse el pelo a mordiscos.
  • Rigidez muscular: El animal está a la espera de que ocurra algo malo, por eso está estresado. Se le ve en una postura tensa y rígida.
  • Actividades de desplazamiento: Tienen por objeto orientar la energía del animal y concentrar su atención hacia otras actividades como:
  • Lamerse.
    • Pasearse de un lado a otro.
    • Ingesta inadecuada de objetos peligrosos como puede ser tela, calcetines, juguetes, etc.
    • Mostrar polifagia o polidipsia.
    • Marcaje con uñas.

Estos son algunos de los signos de estrés que puede presentar una mascota, ante una reforma en casa. Si en efecto, esto ocurre, hay algunas herramientas con las que podemos trabajar para ayudarlos a que los niveles de ansiedad y estrés disminuyan.

Un estrés intenso o prolongado en el tiempo puede tener efectos importantes en el carácter y en la fisiología del animal y hacer que el dueño tenga que empezar terapias específicas que devuelvan al animal el equilibrio perdido. En muchos casos las terapias son de difícil implantación y el pronóstico también es incierto. Además de conductas inapropiadas, y, en algunos casos, compulsivas, el estrés tiene importantes repercusiones orgánicas debidas a la liberación de hormonas específicas del estrés, y una serie de cambios de conducta.

Por ello es tan importante que antes de comenzar una renovación en casa, se hable con el veterinario y se plantee la situación de manera que este pueda dar información de cómo hacer sentir cómoda a la mascota durante el tiempo que dura la reforma.

¿Se puede reformar pensando en los animales?

Es evidente que la reforma es incómoda para todos los miembros de la familia, incluidas las mascotas, sin embargo, es bastante sencillo hacer un par de adaptaciones para que esos cambios que se realicen en la propiedad le den espacios agradables y divertidos a los peludos. Según los especialistas de Navitec, es muy fácil realizar pequeñas modificaciones a la propiedad, aprovechando la reforma, para agregar algunos detalles que harán más cómoda y divertida la vida de la mascota. Algunas de las más solicitadas son:

  • Gateras/puertas para perros

Si se tiene una vivienda con jardín y las mascotas acceden al mismo, cuando se plantee la reforma, esta es una buena opción para darle valor a la propiedad y también más independencia y comodidad a los animales. Una de las ventajas de este tipo de incorporaciones es que le evita a los dueños el tener que abrir y cerrar la puerta cada vez que el animal quiera salir a jugar o a hacer sus necesidades al exterior.

Todos sabemos cómo funcionan las gateras, pero las puertas para perros son un poco diferentes y están pensadas para animales de mayor tamaño. Se trata de puertas realizadas al lado de la puerta principal, pensadas especialmente para el animal. Estas puertas pueden activarse con sensores especiales que funcionan con el collar del perro o el gato, y se abren solo cuando nuestro animal se acerca. De esta forma se impide que puedan entrar otros animales o personas.

  •  La altura, el lugar ideal para tu gato    

Colocar estantes que permitan que el animal suba como si se tratara de una escalera, altillos sobre la puerta para que pueda dormir alejado de niños o de otras mascotas, o un rascador trepador desde el techo hasta el suelo harán que la mascota sea mucho más feliz. Incluir este tipo de elementos, no genera un cambio muy elevado en el presupuesto, por lo que es una buena opción para darle un espacio a los gatos, sin tener que gastar mucho.

  • Un lugar para tu perro en el interior de un mueble

Si la propiedad cuenta con una cocina de isla o un mostrador que separa la sala de la cocina, se puede usar esta misma isla o mostrador para crear el espacio personal de tu perro. En su interior puedes colocar su cama y su comedero, de modo que no quede a la vista pero que sea perfectamente accesible para el animal. Esto también puede hacerse en otro tipo de mobiliario, ya que no solo juega el tamaño del animal, sino la ubicación que se le quiera dar a las cosas del animal.

Puede que se prefiera crear un espacio para el perro en la habitación principal o en la oficina. Crear estos muebles a la medida puede que no sean la opción más económica, pero son elementos que le dan mucho valor a la propiedad y que además, le dan mucha comodidad al animal. Lo importante es conseguir un estilo que se adapte a la decoración del espacio, buscar inspiración es bastante sencillo y podremos encontrar cientos de opciones.

Cuando se tiene una mascota, es un compromiso para toda la vida del animal. Por ello y como responsables de su bienestar, debemos no solo darle las comodidades que se merecen, sino asegurarnos de que las experiencias que puedan ser complicadas, como una reforma o una mudanza, sean lo menos traumáticas posible, trabajando en equipo especialistas en el área de salud integral del animal.

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Twitter
Email

Noticias relacionadas

Buscando ayuda con la terapia

En algún momento de la visa, todo el mundo, como nos comentan desde psicoarmoniaemocional.com, nos podemos llegar a sentir con ayuda para poder ir solventando

Scroll al inicio