Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Una mascota en casa hace felices a nuestros pequeños

Tener una mascota en casa es algo que, a menudo, suele traer hasta nuestra vivienda grandes dosis de felicidad. Y más todavía si en esta vivienda reside un niño o niña pequeña. La verdad es que hay pocos seres vivos que se entiendan mejor que una mascota y un niño pequeño. ¿Os dais cuenta, a menudo, que la mascota suele saber que con esa personita es más indefensa y que tiene que tener un mayor cuidado con ella? A eso lo llamamos conexión. Y la verdad es que pocas conexiones hay mejores que las que os hemos trasladado en este primer párrafo.

¿Por qué decimos que disponer de una mascota trae felicidad hasta nuestra vivienda? Bien, este es un asunto que, por decirlo de alguna manera, nos enternece a todos y todas. Esto hace que nuestro corazón se ablande y que saquemos nuestro lado más humano y más amoroso. Esto, en líneas generales, suele deparar que los que nos rodean se sientan todavía más queridos y que la comunión entre unas personas y otras en el domicilio familiar crezca. Y es que una mascota es algo así como un nexo de unión entre todas las personas que componen una vivienda.

Quizá sea este uno de los motivos por los que son cada vez más las personas en nuestra sociedad que desean disponer de una mascota en casa. Vivimos en una sociedad en la que valores como lo son el amor o el cariño no han desaparecido, pero han perdido importancia en los últimos años. Esto nos preocupa de una manera bastante importante y creemos de verdad que las mascotas pueden ser una buena solución para ello. Desde luego, los más pequeños del hogar, los niños, son los que mejor se han dado cuenta de ese tema.

Una noticia que fue publicada en la página web del diario 20 Minutos informaba del número de mascotas que había en el interior de nuestras fronteras allá por el mes de marzo del año 2017. En concreto, eran 20 millones de mascotas las que se encontraban en España en aquel momento. O lo que es lo mismo: una por cada dos habitantes de nuestra nación. Es evidente que esto hace que sea un asunto que requiere de una cierta regulación y una cierta preocupación por parte de todos y cada uno de los miembros de esta sociedad.

Sin embargo, el porcentaje de hogares que disponen de una mascota no llega por poco a esta mitad. Así lo hacía saber una noticia publicada en el portal web de La Vanguardia, que indicaba que, en España, un 26% de los hogares tiene un perro y un 19% un gato. En el caso especialmente de estos últimos, el porcentaje esta lejos de la media europea, que llega al 33%. En lo que se refiere a ambos colectivos, hay que decir que en Rumanía casi la mitad de los hogares tiene una mascota y que en Turquía apenas uno de cada diez hogares dispone de ellas.

No implica tantas molestias disponer de una mascota en casa

Disponer de una mascota en casa no reviste de tantas complicaciones como tratan de hacernos sentir muchas personas. Es cierto que esto reviste de una pequeña inversión económica por parte de las familias para obtener comida y otros elementos alimentarios que la mascota pueda llegar a necesitar y que hay que dedicar una pequeña parte de nuestro tiempo diario a dar una vuelta a nuestro perro. Pero la molestia es prácticamente insignificante en comparación con la alegría que dejan estas mascotas en nuestra vivienda, especialmente entre nuestros niños y niñas más pequeñas. Y creemos que la sociedad española se está empezando a dar cuenta de ello. Una buena prueba es que los profesionales de Cuerdas Valero, dedicados al mundo de la cordelería, han notado un incremento del número de negocios que les preguntan si disponen de stock en lo que tiene que ver con diferentes tipos de cordelería para sacar a pasear a los perros. Eso es porque la sociedad en general necesita en una mayor medida productos como estos, lo que quiere decir que somos más los que tenemos algún perro en casa.

Un motivo de enorme felicidad para nuestros mayores

Ni que decir tiene que nuestros mayores notan la diferencia de tener una mascota a no disponer de ella en casa. Sobre todo en el momento en el que se encuentran solos. Son muchas las personas mayores que, por viudedad o incluso por abandono, residen solos en casa. Para ellos y ellas, disponer de un gato o de un perro puede ser una ilusión brutal. Tanta que puede ser esa una de sus mayores motivaciones a la hora de seguir viviendo y combatir todas y cada una de las enfermedades que puedan padecer. Eso, desde luego, tiene un valor incalculable no solo para estas personas, sino también para sus familias. Y es que una mascota tiene el poder de hacer que todos y todas seamos un poco más felices.

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Twitter
Email

Noticias relacionadas

Buscando ayuda con la terapia

En algún momento de la visa, todo el mundo, como nos comentan desde psicoarmoniaemocional.com, nos podemos llegar a sentir con ayuda para poder ir solventando

Scroll al inicio