Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La llegada del invierno viene acompañada de una mayor demanda de ropa infantil

El invierno no deja indiferente a nadie y seguro que a quienes habéis empezado a leer este artículo tampoco. Estamos hablando de una época que muchas personas aman porque va asociada directamente a la vida hogareña, a las películas con manta y palomitas, a los pucheros, a la Navidad y a otras muchas cosas más. También es un período que es odiado por el otro bando, que considera que es demasiado triste, que anochece demasiado pronto y que deja en standby el ambiente en bares. Seáis del equipo que seáis, sois bienvenidos o bienvenidas para leer lo que os tenemos que decir.

Queremos hablar del invierno, sí, pero lo queremos hacer desde el plano de los más pequeños y pequeñas. Se trata de una época que puede llegar a ser muy divertida si nieva o durante la Navidad. En esos momentos, los y las peques disfrutan de lo lindo y quienes somos las personas responsables de su felicidad también lo hacemos. Pero está claro que un periodo como del que estamos hablando entraña sus riesgos y bien haríamos en mantener un cierto cuidado sobre nuestros descendientes. A fin de cuentas, si cuentan con una corta edad van a ser más susceptibles de sufrir los peores efectos del frío.

Una de las claves para hacer posible que los y las peques puedan disfrutar al máximo del invierno es que cuenten con una ropa que les proteja de esa sensación térmica que, además, es bastante considerable en una parte muy importante de las ciudades de este país. Es bastante habitual encontrarnos por debajo de los 0 grados en muchos puntos de la geografía española incluso en momentos en los que la mayoría de la población ya se encuentra despierta y, claro, hay que estar perfectamente preparados para esos momentos porque, de lo contrario, pillar algo más que un buen catarro es lo normal. Y más si estamos hablando de niños o niñas pequeñas.

Durante los meses de invierno es cuando más preocupados nos encontramos los padres y madres de niños y niñas pequeñas por la ropa que llevan. Y así lo confirman desde Blau i Rosa. Desde luego, no es para menos. Está claro que, aunque siempre debemos estar pendientes de la ropa que portan nuestros descendientes, el invierno es una época en la que debemos estar todavía con mucho más ojo en este campo a causa de las temperaturas que tenemos en muchas de las ciudades de nuestro país y de la comodidad con la que podamos capear esos meses.

Hay que tener en consideración, a la hora de hablar de ropa para niños y niñas en invierno, que el frío nos puede acompañar no solamente cuando nos encontramos en la calle, sino también cuando estamos en casa y aunque tengamos puesta la calefacción. Son muchas las personas que tienen frío durante todo el día por cualquier circunstancia y buena parte de ellas tiene problemas para deshacerse de ese frío a lo largo del día. Imaginaos vivir con una sensación así y permanecer así durante todo el día. No sería agradable para un adulto, así que imaginaros cómo debe ser para un niño o niña.

Está claro que la ropa va a jugar un papel muy importante a la hora de conseguir liberarnos de una sensación como de la que estamos hablando. Y de ahí que hagamos hincapié de manera permanente e incisiva en un asunto como este. Contar con las prendas adecuadas puede jugar una diferencia fundamental a la hora de pasar el invierno sin excesivos problemas de frío y pasar muchas dificultades en relación a la temperatura que sentimos durante este momento del año. Y os recordamos que, desde noviembre a marzo transcurren cinco meses si contamos ambos. Aunque el primero de ellos no sea el más frío, sí que suele venir acompañado de ropa de abrigo en muchos casos, ¿o nos equivocamos?

Hay que tener especial sensibilidad con estos temas porque pueden provocar la llegada de contratiempos mucho más grandes de lo que nos esperamos. Y es que el cuerpo de un niño no es el de un adulto, sino que tiene una capacidad de aguantar el frío mucho menor, lo que hace que se encuentre más expuesto a problemas como de los que estamos hablando. De ahí que sea tan importante tener en consideración la relevancia que le otorguemos a las prendas de vestir. Evitar problemas de salud es una enorme necesidad en el caso de los más pequeños y la ropa es siempre la mejor aliada para prevenir todo lo que les pueda llegar a causa del frío.

La moda infantil, un subsector con cada vez más relevancia económica

El sector textil siempre ha sido importante en el interior de nuestras fronteras, es algo que más o menos sabemos. Pero sí que es verdad que, en el análisis que atañe a la relevancia que eso tiene en el cómputo de la economía general de nuestro país, no solemos entrar demasiado en ver qué subsectores son más importantes. Y no nos cabe la menor duda de que el de la moda infantil tiene una especial importancia por el hecho de que la gente no suele escatimar a la hora de proteger a sus peques durante los momentos más fríos de la temporada con las mejores prendas posibles.

Una noticia publicada en la página web Modaes hablaba de algunas de las cifras que nos estaba dejando el sector de la moda infantil durante la pandemia. En concreto, se indicaba que el subsector tenía una previsión de crecimiento del 11% de cara al 2022 y que se iban a recuperar las ventas que existían antes de la llegada del coronavirus en la primavera del 2020. Ya en 2021 se había invertido la mala dinámica gracias a un crecimiento del 8%, pero es verdad que todavía no se habían recuperado los datos anteriores a la existencia de un coronavirus que, como en cualquier otra actividad comercial, hizo mucho daño.

Hemos tirado del portal web de Statista para ver cuál fue la situación del sector desde el año 2008 hasta prácticamente una década más tarde, en concreto el 2017. En el primero de esa serie de años, la facturación del subsector fue de 1.984 millones de euros. Y fijaros cómo, a pesar de la crisis, esa cifra fue aumentando durante los años que siguieron hasta alcanzarse una cifra de más de 2.400 millones de euros en el último de los años de ese periodo. Estamos hablando, por tanto, de una de las actividades económicas que ha tenido un crecimiento incluso en un contexto desfavorable, lo que viene a demostrar la potencia y la relevancia de una actividad comercial como esta.

Esta situación no solo la estamos viendo en España, sino que se ha convertido en agua habitual en muchas más zonas del mundo. La moda infantil es un reclamo y esa es una muy buena noticia no solo desde el punto de vista económico, sino también desde el plano de los más pequeños, que ahora tienen una mayor variedad de prendas para permanecer cómodos sí o sí no solamente durante el invierno, sino también en cualquier otra época del año. En la búsqueda de esa comodidad se encuentra la explicación de ese crecimiento sustancial de la actividad económica ligada a la moda infantil.

Una manera de construir la felicidad de los y las peques 

Que los niños y niñas de nuestra familia sean las personas más felices del mundo es algo que puede que sea el objetivo más importante que tenemos los adultos en nuestras vidas. Y se trata de una cuestión que depende de varios factores. Uno de ellos es la comodidad que los y las peques tengan a lo largo de su día a día, para lo cual es fundamental la ropa que porten. No pasar frío durante el invierno y no tener calor excesivo durante el verano es elemental para que esa comunidad se constituya como algo habitual a lo largo de su día a día.

No olvidarse de otras cosas también es importante. Tener un detalle con ellos y ellas en forma de juguetes o realizar un viaje a lugares especialmente preparados para ellos es siempre una alternativa muy buena. El ocio es importante para los y las peques y eso también lo debemos tener en cuenta en tanto en cuanto buena parte de nuestro tiempo libre lo debemos pasar en familia. No hay que olvidar que somos su principal conexión con el mundo y que la mejor manera que van a encontrar para ir aprendiendo cosas en relación a su entorno va a tener que ver mucho con nosotros y nosotras.

Nada puede equipararse a ver cómo un hijo o hija crece y se desarrolla con normalidad. Es lo más grande a lo que una persona puede aspirar, os lo podemos asegurar. Vivir una experiencia así es tremendo y recomendable para todos y cada uno de vosotros y vosotras. La felicidad que se alcanza con ello es máxima. Esos momentos se quedarán felizmente en nuestra memoria durante el resto de nuestra vida. ¿Acaso alguien quiere perderse algo así?

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Twitter
Email

Noticias relacionadas

Buscando ayuda con la terapia

En algún momento de la visa, todo el mundo, como nos comentan desde psicoarmoniaemocional.com, nos podemos llegar a sentir con ayuda para poder ir solventando

Scroll al inicio