Llegó el verano, prepárate para viajar en familia.

Llegó el verano, prepárate para viajar en familia.

Ya llegó el verano y con él las vacaciones. Es hora de poner en marcha la logística para pensar y organizar nuestro viaje tan esperado durante todo el año, porque no nos engañemos, el verano es la época en la que más disfrutamos y más nos gusta viajar.

Pero plantearse un viaje en familia tiene su miga y más cuando la familia cuenta con niños pequeños. Aquellas vacaciones en las que viajábamos con amigos o en pareja, casi con lo puesto, dispuestos a vivir cantidad de aventuras sin preocupaciones, sin pensar demasiado en horarios  y comiendo en cualquier sitio de pasada,  todo aquello ya pasó, tener familia y viajar con ella lo cambia todo.  Cuando se tienen hijos te cambia la vida, y salir con ellos de casa supone toda una odisea por la cantidad de cosas que uno tiene que llevarse a cuestas.

Para empezar, ya resulta habitual que cuando uno sale de viaje lo haga cargado de maletas llenas de cosas que se justifican con el eterno “por si acaso”, con ese argumento nos llevamos cantidad de cosas por si hace frío, por si hace calor, por si necesito calzado cómodo o algo más arreglado, por si me aburro, por si llueve…al final nos llevamos cantidad de cosas que acabamos por no utilizar pero siempre con el argumento de que hay que ser precavidos. Por esta regla de tres, no es muy  difícil hacerse una idea de lo que supone viajar con niños si a ese mismo argumento le sumamos todo lo que podemos llegar a necesitar o creemos que pueden  llegar a necesitar.

Viajar con niños requiere de mucha paciencia

Desde la empresa Maletas por avión  del grupo Star Cargo nos aseguran que un gran porcentaje de sus clientes son familias con niños pequeños. Nos cuentan que son muchas las familias que necesitan llevarse muchas cosas y prefieren contratar sus servicios antes que volverse locos cargando con tanto bulto y niño. Y es que cuando uno viaja con criaturas necesita llevarse no solamente su maleta con su ropa, tiene que llevarse enseres de higiene como son cantidad de pañales,  su leche artificial y biberones en caso de estar en edad de lactancia, sus juguetes, su cochecito, su cuna de viaje y un largo etcétera. Sumemos todas estas cosas al equipaje del resto de la familia, más cargar con los niños, que aunque obviamente nos los consideremos ni los tratemos como un bulto más, necesitan de nuestra supervisión y los debemos portear con nosotros para que víctimas de un descuido no los perdamos.  Además otra cuestión que no debemos de olvidar es de sacar toda la documentación identificatoria correspondiente a nuestros niños cuando viajamos con ellos a pesar de ser menores, esto es lo que hará que podamos viajar con tranquilidad .

Luego de tener todas estas cuestiones claras y asumidas, llega la hora de decidir a dónde viajar. Obviamente el hecho de hacerlo con niños influye y mucho, los viajes culturales, relámpago, esos de estar todo el día pateando la calle descubriendo sitios nuevos dejan paso a otro tipo de vacaciones. Al final cuando se viaja con niños pequeños de lo que se trata es de buscar y encontrar un lugar al que acudir con los niños, donde éstos puedan jugar y estar seguros, un lugar donde mantenerlos entretenidos a la vez de que los padres puedan estar tranquilos sabiendo que sus hijos están controlados y están rodeados de las medidas de seguridad adecuadas para permitirles un ratito de paz sin tener que estar las 24 horas detrás de ellos corriendo.

Por estos motivos, muchas familias optan por viajar a zonas de playa, alquilar apartamentos en urbanizaciones con áreas sociales y piscina, resorts con paquetes familiares y campings con grandes áreas de recreación familiar. Estos lugares habitualmente cuentan con monitores para controlar y entretener a los niños, piscinas, castillos hinchables, pistas de todo tipo, áreas infantiles en general con gran variedad de actividades para todos los gustos. Mientras tanto, los padres pueden optar por estar con sus hijos o bien escaparse un ratito para estar a solas en la zona de recreación para mayores cosa que quien tiene hijos valora y mucho, como oro en paño, eso de tener un rato privado en el que volver a ser persona adulta e individual y disfrutar de su pareja.

En definitiva, como decíamos al empezar este artículo, pasar a tener familia te cambia la vida y viajar con niños requiere de mucha logística previa, no vale eso de donde sea y como sea, requiere de un estudio previo, de una investigación de a dónde y cómo. No solamente viajar con niños ya supone un reto, sino que hay que elegir muy bien nuestro destino si no queremos volvernos locos soportando a unos niños muertos del aburrimiento y que no van a dejarnos disfrutar de un momento de paz en condiciones