La prevención como base para una buena salud bucodental

La prevención como base para una buena salud bucodental

Uno de cada tres niños de 5 y 6 años tiene caries, lo que demuestra, que es fundamental empezar a tomar medidas de prevención, dietéticas e higiénicas, desde una edad temprana, a fin de evitar las enfermedades bucodentales. Las enfermedades dentales en niños pueden comenzar desde muy pequeños, cuando los dientes apenas comienzan a salir, por eso es importante conocerlas y así ayudar en la prevención de las mismas.

Así mismo, encontramos que las visitas al dentista, no son suficientes, y una importante cantidad de niñ@s y adolescentes, acuden cuando sienten dolor, y no antes, lo que puede acarrear serios problemas de salud. El diagnóstico precoz, en estos casos, es fundamental. Por eso, desde la clínica dental Galvan Lobo, trabajan para intentar restablecer la salud de las personas, planificando tratamientos basados en un diagnóstico integral y la evidencia científica, y utilizando las últimas tecnologías para tratar a personas con nombre y apellido. En esta clínica, priorizan la calidad, tanto en tecnología, como en funcionalidad y en estética, siguiendo los protocolos más actuales y utilizando los mejores materiales.

¿Sabes que el cuidado por la salud bucodental de nuestr@ peque, debe empezar en el útero?, Pues así es, y por ello, ha nacido una nueva especialidad en odontología, la materno-infantil, que es aquella destinada a educar y orientar a la mujer embarazada sobre los cuidados a seguir con el objetivo de que tanto ella como su futuro bebé tengan una buena salud oral, y en la Clínica Dental Dra Cachero son expert@s en este tipo de odontología. Esta especialidad surge como respuesta al incremento de la caries entre la población infantil y apuesta por la necesidad de actuar antes, concienciando y motivando a la mamá con el bebé aún en el útero.

Los hábitos de higiene entre los preadolescentes y adolescentes, dejan mucho que desear, y solo un 65% reconoce lavarse los dientes 3 veces al día. Poco más de un 30% se los cepilla una o dos veces, y el resto, confiesa que apenas se los lava. Un dato curioso, es que las chicas se cepillan los dientes con mayor frecuencia que los chicos, y también dedican más tiempo al cepillado. La mayoría de las chicas encuestadas aseguran lavarse los dientes durante 3 minutos, al menos 3 veces al día. Otro detalle interesante, es que las chicas, por lo general, ponen más atención a lo que comen, y se decantan por alimentos más sanos y equilibrados que los chicos de su misma edad.

Por otro lado, la mayor parte de los adolescentes encuestados, confiesan que no siempre se acuerdan de cambiar el cepillo de dientes cada 3 meses, y a veces alargan su tiempo de uso, mucho más del recomendado, llegando a estar casi un año utilizando el mismo. Este es un grandísimo error, ya que en el cepillo se acumulan gérmenes y bacterias que podrían provocar infecciones en la boca.

La población no está concienciada del peligro que representan las caries y la enfermedad periodontal, para la salud integral de su organismo.

Las enfermedades dentales en los niños son producidas debido a higiénicas y nutritivas, lo que puede derivar en enfermedades graves, que afectan a algo tan básico como es comer, además de comprometer su aspecto físico, así como su capacidad para relacionarse con los demás niños y niñas.

Principales problemas bucodentales en l@s más peques

  1. Caries del biberón: se produce por el contacto frecuente entre los dientes del bebé y los azucares contenidos en la leche y los zumos. Puede provocar dolores y dificultar la masticación, además, puede influir en la correcta alineación de los dientes permanentes. Es por lo tanto, vital, una correcta higiene y acudir inmediatamente al dentista en cuanto aparezcan los primeros síntomas.
  2. Chuparse el dedo:es normal que los niños se chupen el dedo, pero si esta costumbre continua hasta más allá de los 5 años, puede provocar problemas de alineación de los dientes permanentes haciendo que salgan torcidos y alterando la mordida. Además, la mandíbula también puede verse afectada, lo que dificulta la masticación y puede llegar a deformar el paladar.
  3. Succionar los labios:si el niño o la niña, tiene la manía de chuparse el labio inferior colocándolo detrás de los dientes superiores, o empuja hacia adelante los dientes con la lengua, las consecuencias son las mismas que en el caso anterior.
  4. Pérdida de dientes:esto se debe a problemas de caries, lesiones o falta de espacio en la mandíbula, y como consecuencia se produce una alteración en la alineación de los dientes permanentes, provocando problemas de la masticación.